El Implanon ofrece una nueva alternativa de anticoncepción

En la Argentina hay 700 mil nacimientos por año. El 16% pertenece a mujeres adolescentes de las cuales más de la mitad no utiliza métodos anticonceptivos.

El embarazo adolescente aumentó en los últimos años. Según un estudio realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), uno de cada seis nacimientos corresponde a una madre adolescente y el 65,5% de ellas queda embarazada por no utilizar un método anticonceptivo.

El Ministerio de Salud lanzó un implante subcutáneo, una nueva forma de anticoncepción, el 14 de Julio de 2014 con el fin de cumplir los objetivos propuestos por el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Dentro de los cuales se encuentran, prevenir el embarazo no deseado y potenciar la participación femenina en la toma de decisiones relativas a su salud sexual.

El implante anticonceptivo también conocido como implante subcutáneo, hormonal o subdérmico es un nuevo método, seguro, reversible y eficaz. Es una varilla pequeña y flexible que se coloca debajo de la piel del brazo de la mujer. Esta varilla libera de forma continua gestágenos que fluyen por la sangre e impiden la formación de óvulos. Además, vuelve más denso el moco cervical que bloquea el semen y disminuye el revestimiento del útero para evitar que un hipotético óvulo fertilizado se adhiera.

Se coloca por un profesional durante la menstruación para garantizar que no exista posibilidad de embarazo y así se asegura su efectividad. “La colocación del Implanon es sencilla y no tiene, en general, efectos adversos”, asegura el ginecólogo Edgardo Young. Se hace un pequeño corte utilizando anestesia local y tiene una duración que varía entre 3 y 5 años dependiendo del tipo de implante. “Me lo pusieron en literalmente 5 minutos y no me causó nada de dolor” sostiene Josefina de 21 años.

Es un método seguro y eficaz ya que ofrece un 99% de protección y su efectividad no disminuye en caso de vómitos o diarreas como si lo hacen las pastillas anticonceptivas. Además, una mujer puede acudir a un médico para quitárselo. “Luego de un máximo de tres semanas se volverá a recuperar la fertilidad en cuanto se vuelva a accionar el ciclo menstrual”, cuenta Edgardo Young.

En primera instancia, la colocación del implante estuvo dirigida a aquellas adolescentes de entre 15 y 19 años que ya hayan tenido un embarazo en el último año y que no tuvieran prepaga u obra social. Luego, se destinó a las adolescentes que decidieron activar su vida sexual. “Lo ideal es una buena educación sexual para que entiendan que es mejor postergar la vida sexual, tienen toda la vida para hacerlo”, opina el doctor Young. Sin embargo, continua agregando: “Si no queda otra y decidió tener relaciones, es mejor un implante que un embarazo no deseado.”

El implante es ideal para aquellas mujeres que olvidan tomar las pastillas anticonceptivas y que desean evitar un embarazo. “Empecé a tener relaciones y necesitaba cuidarme de alguna manera. Sabía que las pastillas anticonceptivas eran el método más utilizado pero como soy muy colgada no me parecía viable”, atestigua Josefina, estudiante de Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires. Además, requiere solo una consulta al año con un ginecólogo, es decir, un mínimo seguimiento y funciona como método de anticoncepción durante la lactancia.

Presenta algunos beneficios adicionales como la reducción del sangrado durante la menstruación y de los dolores causados por la misma. El implante no obstaculiza las relaciones sexuales y puede ser utilizado si se tiene intolerancia a los estrógenos.

“Aunque este nuevo método de anticoncepción es cómodo y eficaz, no deja de presentar desventajas”, avisa Young. El efecto adverso más común es el spotting o sangrado intermenstrual que generalmente desaparece luego del primer año. “Desde que me lo puse me indispongo un poco todos los días”, confiesa Josefina usuaria del implante desde hace tres meses. “Ya que pasó un poquito más de un año, no me viene más”, cuenta Martina de 19 años estudiante de administración de empresas en la Universidad del Cema.

Además, los efectos se reducen si se tiene sobrepeso y la zona donde se inyecta el implante puede infectarse. Lo más importante a destacar es que este método no ofrece protección de enfermedades sexuales. “Lo importante es dejar en claro la importancia del preservativo como método para evitar las enfermedades de transmisión sexual”, informa Edgardo Young.

Aunque, los métodos anticonceptivos han mejorado a lo largo del tiempo, los embarazos adolescentes siguen siendo muy recurrentes. Con esta nueva propuesta el Ministerio de Salud busca poder combatirlos y así evitar que las jóvenes dejen los estudios, den el hijo en adopción o hasta lo abandonen.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s