Los robots controlarán a la humanidad, pero solamente en la ciencia ficción

Por Agustina Magán

En un contexto de evolución tecnológica, los robots encuentran su lugar en la sociedad conforme esta los utiliza para mejorar la calidad de los servicios. 

“Estas son las tres leyes de la robótica: 1) Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, no debe dejar que un ser humano sufra.  2) Un robot siempre debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes se oponen a la primera ley.  3) Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con las anteriores leyes de la robótica”.

Así lo plasma Isac Asimov en “Yo, robot”. Publicado por primera vez en 1950, el libro es uno de los pocos títulos de ciencia ficción que superó ampliamente el círculo de lectores aficionados. Pero a esta novela futurista le siguieron otras producciones, tanto literarias como cinematográficas. Hoy no es extraña la presentación de un mundo en el que las máquinas llevan la delantera y, poco a poco, van rompiendo las reglas de la robótica.

Pero, para muchos, los mundos de “Matrix” o “Transformers” se alejan cada vez más de la ficción para acercarse a la realidad. Ya podemos encontrar robots que funcionan como juguetes, como obreros, como guardianes o hasta como acompañantes sexuales. Esta tecnología trae consigo una visión apocalíptica que se plasma en los libros y las películas futuristas, al igual que en las cabezas persecutas de algunos más críticos.

Y los motivos están a la vista. El Test de Turing, una prueba que se realiza en robots y máquinas para evaluar su capacidad de inteligencia en relación con las personas, arroja que, hacia 2029, los robots alcanzarán un nivel más alto que el ser humano. De hecho, ya existen robots capaces de interactuar con las personas. Tal es el caso de Xian´er, un robot “monje” que ofrece asistencia espiritual para los visitantes de los templos chinos.

xian

Con una mezcla de espiritualidad e inteligencia artifical, un robot monje cautiva a China.

Pero la visión negativa hacia la robótica no debería extenderse más allá de los libros y las películas futuristas. Así lo asegura Alejandro Silvestri, profesor y experto en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral: “Los robots no son humanoides, son mecanismos automatizados que, generalmente, ni siquiera se trasladan”. Asimismo, desmiente que el campo de la inteligencia artificial no procura dotar de conciencia a un robot.

Con seguridad, Alejandro Silvestri manifiesta: “Los robots controlarán a la humanidad, pero solamente en la ciencia ficción”. Como Isac Asimov en “Yo, robot”, el especialista en robótica expresa que los robots, como cualquier invento, deben servirle al hombre. Y hay indicios de que Silvestri está en lo cierto, porque cada vez se inventan más robots con el objetivo de modernizar un servicio para, en definitiva, hacer más feliz al cliente.

Ignacio Cassol, profesor en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral, expresa que, a diferencia de los drones, la mayoría de los robots ni siquiera fueron creados para el entretenimiento sino para la automatización, la sistematización y la rapidez de procesos industriales. Tal es el caso de muchas fábricas chinas que optan por robots en vez de trabajadores para mantener la ventaja competitiva. Según un artículo de Wall Street Journal, la compra de robots industriales por parte de empresas chinas se ha disparado conforme la mano de obra disminuye.

ROBOT

Se estima que entre 2015 y 2018 se instalarán alrededor de1,3 millones de robots industriales en las fábricas de todo el mundo. Crédito: La Nación.

 

Pero los robots que mejoran la calidad de los servicios cruzaron los límites asiáticos y se popularizaron en todo el mundo. Según La Nación, Suiza incorporará robots al servicio de correspondencia para complementar el arduo trabajo de los carteros. Wall Street Journal publicó una nota sobre los robots que utilizará Australia para me

jorar la eficiencia de la minería. Y, Argentina, por su parte, está avanzando en el terreno de la agricultura gracias a robots inteligentes que cuidan los cultivos y fertilizan el suelo.

Los carteros robot pueden llevar hasta 10 kilos de carga con una autonomía de 6 km para la entrega

Los cartero robots de Suiza pueden llevar hasta 10 kg de carga.

Asimismo, los robots empiezan a tener apariciones en el campo del arte. En China más de mil de ellos lograron el “Guinness Record” luego de bailar por un minuto de forma simultánea, siguiendo una compleja coreografía. Y, según La Nación, se habla ya de “producción artística asistida” entre personas y robots. Ahora los robots no solo danzan, si no también pintan. Además, se predice que, en unos años, no será raro que estos entren a las casas de las personas. Según Alejandro Tarsia, gerente de Informática VIP, el uso civil de los robots y lo drones crecerá un 20% en el mundo.

En una entrevista a Infobae, el empresario habla de robots “buenos” que, poco a poco, van opacando a los robots “malos” del imaginario colectivo. Aunque todavía es necesaria una adaptación, con el tiempo la visión apocalíptica empieza a quedar atrás. Porque, como lo diría Isac Asimov, a fin de cuentas, los robots siempre se limitarán a las leyes de la robótica.

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s