Su espiritualidad hizo de su secuestro algo positivo

Anne-Sophie Delobelle fue secuestrada en Pilar en 2003. Trece años después, reflexiona cómo su trabajo interior le permitió salir adelante.

Por Sofía Valenzuela

La inseguridad es un hecho que todos los años toma miles de víctimas en Argentina. Una de ellas es Anne-Sophie Delobelle. Una tarde de octubre en el año 2003 volvía a su casa con sus dos hijos, de 12 y 6 años, cuando fue secuestrada. Sus hijos fueron liberados esa misma noche y ella estuvo de rehén durante siete días.

Vivía hace tan solo siete años en Argentina; es francesa y su marido uruguayo. Sin embargo, esta experiencia traumática no puso en duda su decisión de vivir aquí. “Nunca me quise ir. Nunca tuve rencor con mis secuestradores, nunca tuve que perdonar nada”, explica.

5f59aadd-12e4-48e8-a274-d64c10825acc.jpg
“Estando encerrada viví mucho más, fui más consciente”, reflexiona Anne-Sophie. Foto: Anne-Sophie Delobelle

Es artista y trabaja con su marido en su empresa de tés, Inti Zen. Tiene 52 años, cuatro hijos y vive en Pilar. Una enorme calma y simpleza la caracteriza. Su voz es serena y transmite su tranquilidad regida por mucha seguridad. “Nunca había imaginado la palabra ‘secuestro’ para mi vida. ¿Alguien está preparado para eso?”, reflexiona. Su vida dio un giro completamente inesperado, y ella supo manejarlo para mantenerse en eje.

La fuerza de Anne-Sophie fue lo que la llevó a superar lo que le sucedió. Decidió volcarse en un viaje interior para escapar de la situación que estaba viviendo. Supo dominar su mente y refugiarse en la meditación y en la oración. Sostiene que el secuestro fue “una prueba de que Dios existe y un viaje con un regalo liberador”.

Desde el primer momento, suplicó que le dejaran los ojos vendados. “La venda, que podría haber sido una tortura, se había convertido en mi salvación”, recuerda. Al llegar al lugar de cautiverio, le prendieron la radio al volumen máximo, y sonó toda la semana cumbia villera sin parar. Creyó que se iba a volver loca, no la aguantaba. Pero comenzó a respirar hasta lograr entrar en un estado “zen”, como ella lo llama, y aceptar su realidad.

Si bien no fue maltratada físicamente, habla de un “maltrato psicológico” que sufrió durante toda la semana en la que estuvo atada a una cama. “Hay que ser muy fuerte”, explica con seguridad. Se entregó completamente y rezó en todo momento.

Seis años después del secuestro, habló por primera vez sobre lo que le sucedió. Escribió un libro llamado “El Gato Blanco”, en el que sostiene haberle dado clausura al tema. “El gato es blanco” fue la respuesta que le salvó la vida, cuando su secuestrador le preguntó “¿De qué color es el gato de tu hermano?” como prueba de vida para su marido, quien pagó el rescate.

f409e2f1-aa48-4b4d-81b3-3ee28e1270b9.jpg
“Tengo que hacer algo para el mundo, dar a los demás”, cuenta. Foto: Sofía Valenzuela

El mundo paralelo que se creó en su interior fue su escape, su libertad. Hoy, trece años después recuerda esa vivencia como “el mejor viaje”. Entiende que puede sonar raro usar cualquier palabra positiva para describir su secuestro. Pero recuerda el refugio en su interioridad como algo maravilloso.

“¿Por qué viví eso?”. Es la pregunta que cualquiera se haría en su lugar. ¿Por qué le toca a unos y no a otros? Anne-Sophie pudo sacar muchos frutos de esta situación límite. “Lo que me pasó ahí lo tengo que aplicar en mi vida”, cuenta con firmeza, “Viví eso para hacer algo acá”. Quiere hacer un proyecto para la ciudad, aportando su experiencia espiritual y su veta artística. Todavía no tiene claro qué, pero tiene una vocación por ayudar y compartir sus cualidades.

[Youtube= https://www.youtube.com/watch?v=CkW8uafTmzs]

Audio: Anne-Sophie Delobelle

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s