Buenos Aires celebra Bolivia

Bolivia se presentó el 14 de agosto en el centro de la Ciudad de Buenos Aires dejando un pedacito de su danza, su arte y gastronomía para que todo aquél que se acerque pueda disfrutar de la jornada y aprender un poco más.

La llegada al centro porteño es igual a la de todos los días: caótica. El estacionamiento, como siempre, y a pesar de ser domingo, es escaso. Los vallados de las calles que rodean Plaza de Mayo dificultan aún más la tarea­­. Un clásico.

El evento estaba pautado para que comience cerca de las 12 del mediodía y dure hasta las 6 de la tarde. A la una y media, la gente todavía era poca. El escenario estaba preparado y de espaldas a él, se podía disfrutar de una postal de la Avenida de Mayo con sus edificios antiguos y los árboles que los enmarcan. Esta vez, acompañados también por puestos de artesanías y comida típica boliviana que ya estaba empezando a largar olorcito a recién hecho.

Claro, la gente que no parecía estar en la fiesta estaba amontonada en las interminables filas buscando algo para calmar el hambre del mediodía. Gente muy paciente, de hecho, porque la espera era larga.

Poco a poco se empezó  a llenar la tarde. Grupos de bailarines se hicieron ver con sus trajes coloridos. Algunos, sacándose fotos con la gente. Otros, apurados por terminar de maquillarse y prepararse para empezar a desfilar. “Dale que ustedes son los próximos”, apura uno de los organizadores a un grupo de bailarines de Saya.

Daniel pertenece a este grupo y cuenta que la Saya afroboliviana proviene de la región de Los Yungas, en La Paz. Adelanta también que el recorrido tiene mucha fuerza y entusiasmo y que las letras hablan por lo general de temas de esclavitud. “Lo primordial es que visibiliza a lo que es el afrodescendiente boliviano, que a lo largo de la historia siempre estuvo muy al margen. Muchos no sabían que existía una cultura afro en Bolivia”, remarca.

Wendy, por otro lado, pertenece a otro grupo de bailarines y es la primera vez que participa del evento. “Este baile se llama Tinkus y es típico del departamento de Potosí. Tinkus es el nombre en quechua. En castellano significa encuentro. El baile representa dos tribus que se pelean una vez al año, derraman mucha sangre y así fertilizan la tierra.”.

El desfile inició cerca de las tres y media de la tarde, anunciado por una voz que parecía salir de entre los árboles. La banda se acercaba lentamente con su danza a Plaza de Mayo por la avenida. Avanzaba lento. Mientras tanto, otros bailarines realizaban algún número sobre el escenario y los presentadores entretenían contando algunas curiosidades de la cultura: actualmente, diez tipos de danzas bolivianas están siendo declaradas patrimonio cultural. Hay bastante gente, pero se puede ver perfectamente. Más aún por los colores brillantes de sus prendas. La primera banda, azul. La segunda, amarilla. La tercera, rosa.

Después de lo que fue el número principal de la jornada, la gente comenzó a disiparse. Ya era la hora de un café con medialunas de algún barcito de la calle Florida.

“El festejo estuvo bueno, volvería. Acompañó bastante el día además. Lo negativo fue que los puestos eran pocos, me hubiese gustado ver más cosas. Y lo mejor… fue el desfile, sin dudas”, evaluó Carlos, a punto de tomarse un subte de la línea A, que lo dejaría en su casa justo a tiempo para llegar a ver jugar un rato a Del Potro.

Advertisements

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s